PRIMER VIERNES DE MARZO

MISA NEGRA

El primer viernes de marzo los hechiceros y civiles de esta población veracruzana además de visitantes de todas partes del mundo se reúnen en el Centro Espiritual "EL AHIJADO" para realizar rituales que les permitirán "aumentar su poder y limpiar su alma". Durante las primeras horas del primer viernes de marzo de cada año, Catemaco, Veracruz, es sede de una serie de rituales de magia negra en honor al príncipe de las tinieblas para que deseos y anhelos de quienes participen se materialicen.

¿En qué consiste?

Muriendo el jueves, apenas siendo la madrugada del primer viernes de marzo, inicia la misa negra por el brujo Enrique Marthen Berdón en su centro espiritual que se encuentra ubicado en una de las zonas geográficas más místicas del sureste mexicano.

En principio se delimita el suelo marcado por un pentagrama satánico donde se hará la misa negra previamente purificado por el brujo Enrique Marthen Berdón. Alrededor se encienden antorchas así mismo decenas de veladoras curadas.

El pentagrama está asociado a los elementos del aire, la tierra, el fuego y el agua, rodeados por el espíritu.

A los lados hay pequeñas cabañas donde se realizan limpias espirituales.

En un altar se concentran las hierbas y pociones mágicas para realizar las limpias a las personas que así lo solicitaron y que a menudo han viajado desde muy lejos para ser liberados de sus males y atraer la fortuna a sus vidas. De este modo, se disponen sillas para aquellos en espera de la purificación, mientras el brujo mayor aparece con sus ayudantes vestidos con túnicas blancas.

El brujo mayor Enrique Marthen Berdón comienza ordenando que se encienda el fuego y todo adquiere otro matiz y dimensión, así como la sensación de encuentro con lo desconocido, pero el mayor asombro es cuando se enciende la estrella de seis picos.

El brujo dice unas palabras para sí mismo y después sacrifican una gallina negra, que representa el mal que se entrega para ser purificado. De inmediato comienza la misa negra.

Durante la ceremonia, se abren las puertas de El Encanto, en donde está el Señor del Encanto, a quien le rinde cuentas por lo realizado durante el año y se le pide la purificación de su alma para seguir ayudando a la gente a liberarse de sus males. Con la apertura se liberan energías que pueden usar tanto brujos blancos como negros. Esto sólo se permite cada primer viernes de marzo, día idóneo para hacer limpias espirituales, curaciones de casas, negocios, bienes materiales, trabajos especiales, etcetera.

Abajo del nivel de piso firme y justo bajo del museo, se se encuentra la cueva que se ha destinado para el altar a Luzbel, una bóveda recubierta en piedra con veladoras y al frente de la imagen del "rey de las tinieblas" una piedra para sacrificios en fechas importantes como el 1erViernesDeMarzo que aunque no es parte de este recinto cultural decenas de personas pasan con respeto a alabarlo visualmente.

El ritual de Misa Negra

Los asistentes en busca de una limpia pasan de uno en uno, se sientan en una silla en el centro del pentagrama satánico trazada en el suelo y el brujo pide que extiendan sus manos a los lados. Así comienza su trabajo.

El brujo dice una oración invocando al Señor del Encanto y a los puntos energéticos de la zona, como el cerro del Mono Blanco, la Sierra de Santa Martha y la Laguna Encantada.

Les da una "rameada" a los pacientes y asistentes con hierbas de albahaca, ruda o romero, y luego toma un agua espiritual, bebe un poco y lo saca soplando enfrente de la persona, para después rociarlo con unas pociones mágicas. Durante el ritual pide por la buena fortuna del purificado, por su trabajo, por el amor y todo lo que alguien puede desear para su bienestar.

La persona repite con el brujo algunas de las invocaciones cuando éste se lo pide, los hombres se quitan la camisa, pues son semibañados con aguas espirituales. Por su parte, las mujeres conservan su blusa y se procura con todo respeto bañar lo descubierto, como brazos, cuello y cabeza. Para terminar, el brujo ofrece un vaso con vino que él mismo prepara, para que se purifique el organismo por dentro.

Continúa el brujo con todos sus pacientes y cuando ha acabado se retira a su consultorio, donde seguirá atendiendo a quienes soliciten su ayuda durante el primer viernes de marzo.